+1 (305) 967-9601 info@linamrivera.com

¿Ser propietario o inquilino? ¿Busco “sentar cabeza” o solo soy un peregrino por este lugar? Estas dudas, a menudo rondan en la mente del inversor que busca vivir en Miami, debido al momento económico y el buen aspecto del Real Estate en el sur de Florida (vamos, en realidad, buen aspecto en todo). Entonces, ¿debería comprar o alquilar? ¿Qué opción convendrá más? ¿Bajo qué circunstancias obtendré más beneficios? Aquí te mostraremos la mejor alternativa si estas interrogantes merodean en tu cabeza.

Para empezar, cabe precisar que el momento es favorable para todo tipo de comprador, y esto lo explica Linette Guerra, bróker y CEO de La Playa Properties: “Los precios que están dispuestos a pagar quienes buscan están por debajo de lo que piden quienes venden. Esto es excelente para los inversores que buscan rentar porque pueden conseguir las mejores unidades en los mejores edificios y ubicaciones a precios que hoy están por debajo del mercado”. Sin embargo, también repartió buenas noticias para aquellos que compran con fines de uso: “Por la estabilidad de las cifras del empleo y los intereses de la financiación en un nivel accesible, las personas con ingresos pueden aspirar a una hipoteca”.

Si la condición externa es favorable para los dos tipos de persona, hace falta analizar el factor interno: a usted mismo. ¿Cómo evaluar qué opción me conviene más? Aquí le brindamos 3 consideraciones sumamente importantes:

Costos (y esfuerzos) de mantenimiento

Poseer una casa implica un gasto inicial fuerte y es importante analizar su situación financiera. ¿Está preparado para correr con costos de mantenimiento de estructura, hipoteca, además del pago entero de servicios básicos? Si la respuesta es afirmativa, ¡adelante! Pero de no ser así, alquilar podría ser apropiado para usted hasta que sus ingresos aumenten.

Propiedad del edificio

Los compradores de viviendas pueden construir una mayor cantidad de propiedad cada vez que realizan un pago a la hipoteca. Este aumento de patrimonio les permite obtener mayores beneficios si se desea re-vender o simplemente mejorar tu espacio de vida, tanto para ti como para los tuyos. Sin embargo, un inquilino no cuenta con estos beneficios, pues solo dispone lo que su pago de renta le permite.

Estabilidad versus flexibilidad

En este punto entra a tallar la importancia del plan de vida que usted debe tener. Este plan de vida, que funciona como una hoja de ruta, debería responder a una pregunta fundamental: ¿en dónde me veo de aquí a cinco años? Si la respuesta tiene que ver con el asentarse en un lugar específico por temas familiares y de estabilidad de un colectivo, lo ideal será la compra con fines de vivienda. Pero del otro lado de la acera, la respuesta puede variar, ya que una persona que lleva una vida de constantes cambios de trabajo, de gusto por los viajes y de una flexibilidad variable, puede tener como mejor opción el alquiler.

Eso sí, hay algo nos debe quedar claro: uno de los mejores destinos en los que usted puede emplear las dos modalidades de ‘lifestyle’ presentadas, es Miami, debido al crecimiento económico que beneficia a todo tipo de inversor. No desaproveche el momento único que vive la ciudad. La respuesta a sus dudas iniciales, se hallan en el compromiso de Lina Riverapara con usted, los suyos y su bienestar. ¿Qué siguiente paso desea dar?

Fuente de Imagen:

Pixabay