+1 (305) 967-9601 info@linamrivera.com

Vayamos al grano, sin lugar a dudas, lo es…pero bajo ciertas circunstancias que hay que analizar y evaluar. El negocio de la compra de inmuebles para su posterior alquiler es una práctica que se viene realizando hace mucho, pero que, como toda técnica, se ha ido perfeccionando gracias a los estudios que se han hecho sobre la base de la experiencia y el estado del mercado.

El mundo del Real Estate es como la pesca: no es tirar el anzuelo por tirar. Hay que saber cómo, cuándo y dónde hacerlo. Existen una serie de aspectos que es necesario tener en cuenta cuando se compra una vivienda u oficina para su posterior alquiler: el número de habitaciones, su estado de conservación, la ubicación, y demás. Hoy queremos compartirte dos factores a manera de mitos a romper que, de no perderlos de vista, te asegurarán una operación satisfactoria y gratificante.

Mito #1: A menor precio de compra, mayor rentabilidad

Esta ‘regla’ concebida por un análisis muy superficial puede traerte problemas por su carácter contraproducente. Sólo recuerda aquel refrán de los abuelos: “lo barato sale caro”. Y es que hay zonas con precios muy bajos (que pueden confundirse con precios ‘atractivos’). En las grandes ciudades como Miami, estas pueden ser propiedades que por sus características, son poco atractivas para el alquiler. Con esto no te decimos que busques la opción más lujosa o pomposa. El principio es comprobar que el precio vaya de acuerdo a lo mostrado en el inmueble a comprar.

Mito #2: Las viviendas más pequeñas son las más rentables

Si bien se creyó que esta tendencia tendría tanto éxito por el auge del estilo de vida del ‘minimalismo’, resultó siendo todo lo contrario con el pasar del tiempo. De acuerdo a un análisis de datos, las tipologías más atractivas y llamativas desde el punto de vista de la rentabilidad son aquellas que van comprendidas entre los 180 y 250 m2. Por encima de estas medidas, está comprobado que la rentabilidad baja. Y cuando sucede lo opuesto, es decir, cuando están por debajo de las medidas en mención, la demanda tiende a ser más escasa.

La ubicación, variable trascendental de la rentabilidad

Una vez descubiertos estos dos mitos, vayamos por una verdad obvia pero poderosa a la hora de invertir para alquilar: la rentabilidad de una vivienda dependerá (y mucho) de la zona en la que se encuentre. Hoy en día las personas no solo buscan buenas casas, ¡buscan buenos vecindarios! Que no es lo mismo que barrios lujosos o llenos de glamour, sino que nos referimos a lugares que se adecúen a su estilo de vida o de trabajo: zonas con altas tasas de turismo, índices elevados de comercio, que atraviesen etapas de desarrollo y que, sobre todo, brinde tranquilidad y bienestar.

Si tiene más dudas que resolver respecto a la compra y/o alquiler de inmuebles en Miami, y otros temas relacionados al mundo de las Bienes Raíces en el sur de La Florida, Lina Rivera se ofrece como la opción indicada gracias a su profundo conocimiento y experiencia profesional. ¡No dude en contactarla!