+1 (305) 967-9601 info@linamrivera.com

Un oasis en el desierto. No hay mejor manera de describir al distrito financiero de Miami, que terminó siendo un espejismo para los inversores y, en contraparte, un exquisito manantial para todo aquel que busca instalar su vida en Brickell. Ese es el nombre de uno de los distritos residenciales históricos de la ciudad, en donde hace unos años, uno tenía la sensación de caminar por un pueblo fantasma. Pero la burbuja inmobiliaria estalló, y con ella, las oportunidades de adquirir una vivienda también.

La Vida Ha Vuelto A Brickell, Pero ¿qué Fue Lo Que Sucedió?

En 2014, dada la falta de oferta de propiedades nuevas, y sumando el glamour, los buenos stands, el arte y los showrooms, los valores de los condominios habían alcanzado un valor de US$ 4500/m2, acercándose a su máximo histórico. Sin embargo, dicha situación no permanecería vigente por tanto tiempo dado que, según el Reporte Anual Residencial de Miami (DDA), desde 2012 hasta el 2016, se iniciaron nuevos proyectos de 3000 unidades distribuidas en 12 torres que, en su gran mayoría, se vendieron en su etapa de pre-construcción a precios aún mayores que los de las cifras históricas, pensando en que sería un hecho la irracional demanda de inversores extranjeros…una demanda que en el camino se estancó. El resultado: El mercado de unidades usadas de condominios cayó un 35% en promedio.

Y Más Importante Aún, ¿qué Es Lo Que Sucederá?

De las 2400 unidades a la venta sólo se vendieron 670, y no solo eso, existen más de 10.000 unidades en construcción distribuidas aproximadamente en 40 torres que se entregarán en los próximos 2 años. Si solo el 30% de esas unidades se ponen a la venta y las sumamos con las no vendidas, se necesitarán muchos años para absorber toda la oferta. Esos datos sugieren que en un muy corto plazo, debería haber una severa corrección de precios.

Debido a lo expuesto, la población de Brickell ha aumentado en más del triple desde el 2000, y este año llegó a casi 35,000. La llegada de jóvenes profesionales, atraídos por las posibilidades de un futuro estable y de no tan alto costo, ha generado la creación de restaurantes, bares y centros comerciales repletos de stands modistas.

Y aunque el tráfico puede volverse un problema, también puede convertirse en una oportunidad. Cada vez más, las personas en Brickell optan por un estilo de movilización distinto como las bicicletas o el caminar, dada la gran cantidad de establecimientos y negocios cercanos. ““Brickell me permite hacer cualquier cosa que necesito en un marco de unas pocas cuadras” señaló Philippe Houdard, cofundador de la firma de espacios de oficina compartidos Pipeline.

El mercado en Brickell le permitirá adentrarse en una inversión que le podría resultar provechosa en muchos sentidos. Si necesita mayor información, Lina Rivera cuenta con toda la experiencia para brindarle un panorama amplio que le permitirá escoger el lugar idóneo para vivir. Su tiempo y su vida, para nosotros, son su mejor inversión.